Esa ha sido la sensación este verano, que yo ando enredando con mis proyectos, que pienso cosas nuevas cada día, que quito, que pongo, modifico… y la gente que te conoce cuando te ve pone esa sonrisa dolorosa de… como me empiece a hablar de lo mismo a ver que hago! a ver como cambio de tema! qué significa y qué hacer si te ocurre ?

que-interesante-sigue-contandome

Algunas veces cuando te pasas hablando de tu proyecto

En mi cabeza sólo ha habido una cosa: posibilidades de crecer y desarrollarme,  y la necesidad de hablarlo con los demás, lo hablo para ver sus caras y ver el impacto que puede tener,  ni siquiera lo hablo por refuerzo o por ver qué les parece, sólo lo hablo por que muchas veces al contar los proyectos se me van ocurriendo ideas nuevas, alguien me dice algo que no he tenido en cuenta o al contarlo yo misma me doy cuenta que hay algo que no encaja y para mí es una buena forma de ir dando forma a lo que quiero.
Pero las personas que tienes más cerca y con las que compartes ideas te miran ya con cara de ay dios!, que va a empezar otra vez!! 🙂 empiezan a ponerse más serias y ves que tu hablas y hablas y ellos están pensando en otra cosa esperando que termines porque saben que ya soy una experta y no me pueden cortar la conversación…normal!, igual que yo no estoy en lo que ellos están, ellos no están en el proceso que yo estoy. No puedes esperar que tus familiares y amigos evolucionen en la misma dirección que evolucionas tu, y por supuesto no te puedes quedar esperando a que te pregunten con entusiasmo e ilusión y hoy? que idea brillante para desarrollar tu emprendimiento has tenido?

Solución:

Buscar un grupo de gente que tenga la misma situación que tu, con la que puedas hablar horas y horas de absolutamente del mismo tema y que parezca que llevas un minuto.
Al encontrar personas que están en una situación parecida, cuando te cuentan qué les está pasando y cuáles son sus dificultades lo primero: te alegras de ver que lo que pensabas que sólo te pasaba a ti, resulta que también le pasa a otros seres humanos, la incertidumbre y las dudas son normales en todos los proyectos nuevos, y lo segundo es que das consejo a la persona que escuchas y sorprendentemente esos consejos sirven para ti también, así que es una buena oportunidad y una buena forma de saber “yo que haría”

Conocer gente nueva es difícil, pero hoy en día hay muchas facilidades, está facebook, meet up, cursos de fin de semana sobre algo que te interese, charlas gratuitas de algún tema en concreto con el que tienes dificultad… aunque sea difícil conocer gente, hoy por hoy es muy fácil coincidir con gente que tenga tus intereses, y si hay alguien que vibre en tu misma situación seguro que terminas hablando con esa persona y vuelves a quedar.

Buscando y buscando llegué a un grupo de neuromarketing dónde casi todos estábamos empezando con algún proyecto nuevo, todos emprendedores, llegué a la comunidad de Biia Lab, y aluciné con la muchísima información que dan en youtube y en la web, he aprendido mucho y he conocido personas fantásticas y muy interesantes que me han acompañado en esta etapa, que me han aportado mucho como personas y muchas ideas para seguir con mi proyecto, gracias a Biia llegué a un curso de Facebook y fue la excusa que necesitaba para salir unos días de Madrid para ir a hacer “el curso de Neftalí”, aprendí mucho y vine con muchas ideas pero sobre todo me alegro de haber ido por conocer a otras personas en mi misma situación.

          

Cuando terminó el verano decidí que, después de 6 meses de intenso trabajo sin tregua, me merecía un descanso chiquitito, así que me fui con mis amigas a Menorca, casualmente estaba allí Albert, un amigo que conocí en mis últimas semanas de voluntariado en Perú, he pasado 4 días con mis amigas y un día con él, salir de la rutina, reencontrarte con tus amigas de siempre, y pasar un día con una persona que vivió las mismas experiencias que tu en Perú no tiene precio. He vuelto renovada, con energía y con muchas ideas de mejorar mi proyecto y mi día a día.

Estar con ellas es encontrarme, no me queda más remedio que ser absolutamente yo cuando estoy con ellas, ellas me conocen mucho mejor que yo misma, llevan tantos años escuchándome, aconsejándome y apoyándome en todo lo que hago que da igual la distancia o el tiempo, seremos siempre amigas