Preocúpate de lo que los demás piensen de ti y serás siempre su prisionero.
Lao Tsé

Todos los años la misma reflexión… la misma reflexión cuando acaba el año, cuando llega el verano y siempre un mini reflexión en septiembre, por aquello de que empezaban las clases cuando era más joven… no sé si a ti te pasará también, a mi me pasa y cuando “me pillo” sonrío siempre y pienso: hay cosas que no cambiarán nunca 🙂

He conseguido mudarme, si, de nuevo, es mi casa número 9 en Madrid, algún día escribiré una entrada sobre como hacer 10 mudanzas en 5 años… seguro que no tiene desperdicio y es el post que más lectores tiene 🙂 claro está que en esas 10 mudanzas no incluyo los cambios de proyecto en mi viaje fuera de España, me limito sólo a contar las mudanzas dentro de Madrid.
Estoy en una piso muy grande en el barrio dónde quería vivir, junto al retiro y comparto piso, haber tomado la decisión de compartir es lo mejor que pude hacer, estoy menos preocupada por mis ingresos y me permite vivir más desahogada, estoy encantada de tener una habitación para mi solita. Después de tanto tiempo compartiendo espacio, una habitación se convierte en un palacio 🙂

En estos meses he estado a tope desarrollando más de un proyecto, con la cabeza pensando en varios “modos” a la vez y cada vez que leo que el tiempo no existe pienso: pues si no existe el tiempo… qué es lo que existe?  Qué el momento presente lo es todo? pero… si nosotros no hacemos más que movernos entre el pasado y el futuro!!! es complicado quedarse en el momento presente, y estar atento. Estoy totalmente de acuerdo en que hoy en día nuestros pies se mueven solos al trabajo y hacemos las cosas sin pensarlas pero… sólo a través de la meditación es posible desconectarse? sólo en la quietud? sólo prestando atención en la respiración? no puede ser!!!! tiene que haber otra manera!
Si alguien conoce alguna otra forma que le haya funcionado para estar presente estaré encantada de leerlo en comentarios, anímate y escribe tu forma de “estar presente”  y no vale que me digáis que apagando el móvil se consigue estar en el momento presente, jjj aunque sea cierto.

A mi lo único que me hace estar en el momento presente es cuando me encuentro con lugares así una tarde cualquiera paseando por el retiro, o por la sierra, a veces pienso que los árboles tienen mensajes ocultos para nosotros, me encanta ir y sentarme a contemplar por unos minutos algo del paisaje, y tener tiempo de buscar estos sitios para sentarme a escribir e imaginar.

Atardecer en el retiro. Madrid

Atardecer en el retiro. Madrid

A partir de mañana voy a probar cada mañana a dedicarme 3 minutos de respiración consciente con este procedimiento:
-Despertarme
-NO quitar el modo avión
-Levantarme, ir al baño, poner el café bajito como a mi me gusta, que salga lentito y poco a poco
-3 minutos de respiración consciente en mi habitación.
-Si me levanto tarde parar durante el día para hacer el ejercicio o al menos antes de dormir.
Voy a ver si hay efecto positivo,o si hay algún tipo de efecto.
Meta: hacer la respiración todos los días durante un mes a ver si veo cambios. En la próxima entrada os cuento que tal.

Han pasado muchas cosas estos meses pero lo más importante quizás haya sido el taller que hice de crecimiento personal con caballos en Rascafrías, con Alexis Díaz.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Me hizo darme cuenta de algunas cosas que son evidentes para los demás y yo estaba totalmente ciega a ellas, me aclaré respecto a las decisiones que debía tomar, que estaba retrasando, y que afectarían a mi futuro, en el taller decidí que iba a apostar, de manera igual de importante, también, por las sesiones de kinesiología con animales y que iba a seguir luchando por hacer llegar todo lo que sé al mundo de la veterinaria, no excluir o decidir sesiones a animales o a personas sino trabajar con los dos. Me di cuenta que para mí los animales son muy importantes, decidí.
La separación humano-animal sólo existe en mi mente, mi consciente sigue haciendo la separación. El taller también me hizo ver que tengo que ocuparme un poco más de mis necesidades, en ello estoy, es más fácil ocuparse de los demás o del trabajo que de uno mismo.

En el taller Alexis me recomendó que fuera a buscar una vara de Tejo para mí, para meditar sobre ella, no es algo que entendiese demasiado bien cuando me lo dijo pero fui a por ella a la montaña esa misma semana y mañana empiezo con la tarea.

Otro evento importante fue ir a una charla que organizó tuexitoonline.es que me motivó muchísimo, salí de la charla con un montón de ideas para desarrollar kinetree al siguiente nivel y tal y como salí abrí una comunidad en facebook para llegar a más personas y a más lugares, así que os invito a que le deis a me gusta a la nueva página en facebook de kinetree:

Aquí voy a ir subiendo información sobre todas las áreas  que trabajo respecto a la kinesiología, el tratamiento a animales, a las personas, las flores de Bach, acupuntura, par biomagnético, como tratar las emociones y todo lo que vaya encontrando interesante para compartir. También subiré las dudas que muchas personas me preguntan y tengo que repetir con frecuencia. La verdad que me siento entusiasmada con el proyecto.

Lo más importante no lo he contado y es que estoy trabajando en una clínica veterinaria 🙂
Mi función aquí prácticamente es hacer todo lo que sé hacer y poner en práctica lo que he aprendido durante toda mi vida, desde el eneagrama, mi formación en terapias naturales, veterinaria, hasta mi formación en ventas,  gestión y marketing, muchos son los días que me acuerdo del negocio de mi familia, de todas las experiencias allí vividas y toda la sabiduría adquirida y que hoy por hoy pongo en práctica casi diariamente y casi sin darme cuenta, mi madre me viene mucho a la mente en imágenes de cuando yo trabajaba con ella, me vienen como aprendizajes del pasado que eran para el momento presente.
Por supuesto, también, todo lo que aprendí en mi paso por Hill’s.
Siempre que he tenido una racha en mi vida de apretar dientes y aguantar la rabia por algo que creía que estaba mal pensaba: “esto algún día me servirá para algo” y creo que justo es ahora el momento en el que todo el aprendizaje de estos años junto con lo que he aprendido viajando está tomando forma.
Poco a poco voy teniendo más pacientes en la clínica y vamos viendo resultados, yo me siento cómoda así, siento que es mi sitio y me siento coherente en todos los aspectos porque he conseguido un trabajo dónde integro lo que mejor sé hacer con lo que más me gusta, gestionando yo mi tiempo, sólo me queda trabajar para que este proyecto crezca.

Como Walt Disney dijo: “Si puedes imaginarlo puedes crearlo”