Viaje en autobús Cuzco-Cochabamba: 31 horitas de nada…Salí a las 21:30 de Cuzco y llegué al día siguiente a las 14:30 a La Paz, paseé por la ciudad durante todo el día, hacía un frío horrible y más bien no tenía ganas de nada así que decidí darme un tiempo para pensar un poco en los últimos meses y permitirme el estar triste el tiempo que necesitara, prácticamente me pasé fumando y andando todo el día, como deambulando sin rumbo, por la noche cogí otro bus a Cochabamba y finalmente llegué a las 7:00 de la mañana.

Allí me recogían Carla y Jorge, una familia con la que iba a vivir las dos próximas semanas, con Alejandra,su hija.

El centro ecuestre con en el que iba a hacer el voluntariado está en Quillacollo, a unos 15 kilometros, “Centro ecuestre Tunari”

    

Tanto la familia como en el centro de equinoterapia me han tratado muy, muy bien y me he sentido como en casa

  

Cochabamba está a 2400 metros de altura, y cuesta habituarse un poco, estaba cansada del viaje pero quería empezar en el proyecto cuanto antes, así que al día siguiente empecé, fui a conocer el lugar, el horario, a contarles lo que hacía y cómo me gustaría colaborar con ellos.

Hay que habituarse a esta ciudad, a los transportes (Trufis), a la gente, al movimiento… viniendo de la tranquilidad de Lamay esto al principio asusta un poco pero tiene mucho encanto

                                       

                            

                           

                           

        

                                                       

Como iba a estar poco tiempo, dos semanas, pedí poder ir también sábado y domingo para aprovechar mejor el tiempo.

Nada más llegar al centro me encantó, me gustó el espacio tan grande que tienen, y sobre todo me impactó la forma en la que viven y tratan a los caballos.

Hay 35 caballos divididos en dos manadas y sólo verlos sientes paz, se les ve tranquilos, agusto, y felices de vivir allí. Nunca he visitado un centro donde traten así a los caballos.

  

En que consistía mi trabajo

El voluntario ayuda con los manejo y cuidado de los caballos, ayuda en las clases de equinoterapia acompañando a los niños en clase y con los ejercicios, cuidando y motivándolos para que trabajen bien la musculatura sobre el caballo y completen la serie de ejercicios. La mayoría son niños autistas o con alguna enfermedad y también niños ciegos.

Las 2 semanas han transcurrido rápido, por las mañanas he tratado caballos con kinesiología y algunas tardes he pasado consulta a niños o he estado trabajando para fortalecer la unión jinete-caballo, el día se pasa volando y llegas a casa destrozada, pensando en las sesiones, en cada niño y en la relación que pudiera haber entre ellos, buscando puntos en común de la enfermedad

Kadesh

Tratando meridiano de vejiga con masaje Reiki en Caballos Sesión de kinesiología con par biomagnético Trabajando con reiki

APRENDIZAJE

De éste proyecto me quedo con la forma de tratar a los caballos de Jackeline y de sus hijas, Andrea y Estefany , de la forma de entenderlos, de respetar su naturaleza de ser caballos y del amor con los que los tratan, también me quedo con lo que he sentido al tratar con los niños autistas, he recogido mis notas en un cuaderno para seguir profundizando, a mi vuelta, en lo que he encontrado con las sesiones de kinesiología.

Contenta también porque los caballos han aceptado muy bien la kinesiología, el Reiki y todo lo que les he hecho, ver como ellos reaccionaban ha despertado la curiosidad de muchos que lo han presenciado, dicen que una imagen vale más que mil palabras y verlos a ellos lo relajados que han estado durante las sesiones sirvió de motivación para querer aprender Reiki, así, surgió para dar un curso de Reiki de nivel I y estoy muy agradecida con la experiencia y la oportunidad de poder iniciar a estas personas, para mi fue un curso muy bonito y emotivo

   

En el proyecto de Cuzco conocí a una chica, Virginia, que había estado en Bolivia y me recomendó que visitara un proyecto que justo estaba en Cochabamba, “la casa de los niños”.

Me puse en contacto con ellos, fui a visitar el proyecto y me encantó, en mis días libres en el proyecto de equinoterapia he ido allí a pasar consulta de kinesiología a los niños y ha sido tanto lo que me ha gustado que cuando termine el proyecto de equinoterapia y antes de ir al proyecto de la selva voy a pasar unas semanas con ellos.

Entre proyecto y proyecto necesitaba descansar un poco y recién había conocido a una chica nueva, Alicia, que se incorporaba en el proyecto de equinoterapia, también de Madrid, así que como las dos queríamos viajar nos hemos ido juntas a ver el salar de Uyuni y las lagunas, sencillamente impresionante, inmenso, increible y da mucho que pensar.

Me ha encantado conocer en esta etapa a Alicia, una chica con de ganas de hacer cosas, alegre y divertida.

He estado con ella menos de lo que me hubiera gustado, ha sido una amiga, y me ha venido bien, estaba muy sola a la llegada a Cochabamba y poder viajar con ella, hablar de todo durante tantas horas y escuchar historias nuevas es una sensación agradable y necesaria. Gracias Alicia por tu compañía! y gracias por la camiseta 🙂 …

Fotos del viaje: Salar de Uyuni-Lagunas-Potosí

Tren de ida al salar Festejando que por fin me tomaba unas vacaciones Cementerio de trenes Cementerio de trenes

Cementerio de trenes Cementerio de trenes Vías Parada para compras

Alicia :) Salar de Uyuni Contenta de haber llegado hasta aquí Zona de banderas en el salar

Salar de Uyuni Salar de Uyuni Panorámica de la isla de Incahuasi, hace millones de años dónde ahora hay sal era Mar Todo el suelo es sal, los hexágonos se forman solos

Salar de Uyuni Salar de Uyuni Isla de Incahuasi Atardecer en el salar

Hotel de sal para la primera noche Mirador de los volcanes Impresiona la belleza del paisaje Laguna blanca

Comiendo en medio de la nada Por querer sacar la foto lo más cerquita posible de la laguna... zapatilla dentro del barro feliz de recuperarla Vías del tren, al fondo frontera con Chile

Vía del tren que une Bolivia con Chile Panorámica de la isla Aguas termales Salar de Uyuni

Laguna colorada Laguna colorada Laguna Verde Mirador de los volcanes

Al fondo la frontera con Chile El "árbol" de piedra Arbol en el desierto de piedras Isla de Incahuasi

Isla de Incahuasi Laguna colorada Salida de vapor de dentro de la tierra Salida de vápor

Contraste entre el frío y la lava que sale hirviendo y se junta con el barro Mucho frío pero merece la pena Geiser. Amaneciendo Laguna Verde

Pueblo típico de la ruta de las lagunas Alpacas Con Alicia en nuestro sitio asignado del jeep Convento de Santa Teresa

Vista de Potosí Tienda en el mercado minero Tienda en el mercado minero Minas al fondo

Dentro de la mina Ofrenda de coca a "el tío" Con la dinamita y la mecha, preparada para ir a la mina Salida de la mina

Para terminar la entrada quiero agradecer a Carla a Jorge y a Alejandra el haberme acogido en su casa como un miembro más de la familia, me he podido recuperar del cansancio que llevaba y he podido pensar bien lo que quería, integrar todas las emociones que llevaba de Perú, ver las cosas con claridad y pensar como iba a afrontar el resto del viaje, me ha gustado mucho compartir con ellos el día a día.

Le estoy muy agradecida a Carla, por lo bien que me ha tratado y por todo lo que ha enseñado, he aprendido de su bondad y de su entrega, de sus ganas de aprender, de su voluntad y de su amabilidad infinita.

Personas que me llevo en el corazón para siempre. Gracias!

Carla y Alejandra