Sobre mi

KadeshEn este espacio quisiera compartir como empezó mi viaje.

Mi nombre es Isabel, nací en enero del 80 en Córdoba, soy Kinesióloga, acupuntora y veterinaria.

Nunca tuve claro a que me quería dedicar, si sabía que quería estudiar ciencias desde que en 1º de BUP estudié biología, pensé en ser forense, médico, bióloga, bioquímica, ingeniera de montes… Me costó elegir pero me decidí por veterinaria atraída por la rama de higiene y salud pública. Quería estudiar después Ciencia y Tecnología de los Alimentos y trabajar controlando que el alimento que llegase a los hogares fuese saludable.

La carrera se me hizo muy larga, pero acabé… de no ser por la insistencia y perseverancia de mi hermano Enrique y de las interminables horas animándome al teléfono de mi hermana Nuria no habría terminado jamás.

Cuando acabé la carrera fui aceptando buenos trabajos durante mucho tiempo y me olvidé de pensar:  y yo?,  que quiero hacer yo?,  a que quiero dedicar mis días?

La vida cuando tienes un “buen trabajo” es muy cómoda pero a cambio me olvidé de todo, me olvidé hasta de mi, llegué a una situación en la que me costó darme cuenta que el precio que estaba pagando era demasiado alto y decidí que la vida que llevaba no era la que quería llevar, sobre todo porque no tenia sentido ni era coherente.

Muy en contra de mi voluntad, y por buscar algún cambio, me apunté a un gimnasio y allí empecé a bailar y el cambio vino.

Empecé a escuchar y sentir a los demás, empecé a verme y a entenderme a mí misma; empecé a  ver lo que no estaba bien y tuve ganas de arreglarlo, sobre todo empecé a estudiar de nuevo, poco a poco, cursos cada vez más largos, encontré un mundo fascinante, de formas de entender el ser vivo y la enfermedad y con mi mente “aún” escéptica pero llena de inquietud, ilusión y esperanza fui transformándome en lo que ahora soy.

Cada paso en mi formación: Reiki, Kinesiología, Biomagnetismo, Esencias florales, Oligoterapia, Eneagrama, Homeopatía, Acupuntura… ha supuesto una lucha de mi mente contra mi intuición. Gracias a las evidencias encontradas en el camino he encontrado un equilibrio entre lo científico y holístico, y con ello a mi propio equilibrio.

Muchas de estas formaciones han sido para tratar a personas, de muchas terapias no encontré información para animales, así que me decidí a acercar “este mundo holístico” al mundo de la veterinaria.

En febrero 2013 trabajé en Kenia, en el parque nacional Massai Mara.

En Kenia me reconcilié con el mundo animal, encontré en mí el amor profundo por los animales. Verlos en su medio natural, acercarme a ellos, tratarlos, curarlos con medicina veterinaria y con kinesiología, verlos vivir y verlos morir; me ayudó a entender para qué están aquí y entender nuestro equilibrio con ellos, sin duda el viaje a Kenia cambió mi vida para siempre.

Volví de Kenia con muchos poyectos y con una necesidad de querer implicarme con el mundo.

Ese mismo año estuve en Cerdeña trabajando con mamíferos marinos en libertad. Atraída por la inteligencia de los delfines y su evolucionado campo energético, exploré formas de comunicación con ellos y entre ellos, lo cual me llevó a formarme como Animal Communicator (comunicador animal).

En estos años he aprendido que los animales están a nuestro lado para ayudarnos, que sufren y sienten con nosotros y que energéticamente intentan equilibrarnos; unas veces lo consiguen y otras no. He podido asociar experimentalmente que muchas enfermedades animales están relacionadas con la situación en la que se encuentran los humanos de su entorno.

Gracias a estas experiencias ahora sigo investigando y vuelco mi conocimiento en cómo restaurar al hombre y al animal como un todo con su entorno, como un solo organismo que se ayuda y se equilibra.

2015 decidí que fuera un año para viajar por Suramérica, haciendo voluntariados tanto con personas como con animales, conociendo nuevas culturas y formas de vida, fué un año increible, todo lo que he hecho y aprendido, las personas que he conocido… no tengo palabras.
Todos los proyectos con los que he colaborado lo puedes encontrar en mi blog.

Mi objetivo para 2015 era ampliar mi conciencia sobre el mundo y los seres que lo poblamos, así como volver con más herramientas y técnicas que complementen mi trabajo y mi forma de vivir día a día.

Ya de vuelta, en 2016 quiero que sea un año dónde aplicar, enseñar y compartir todo lo que he visto y sentido, y por supuesto, seguir aprendiendo y en ello estoy.