Finalmente ya llegó el 14 de Julio, y con él, el viaje a la India.

Estos últimos meses lo que más he hecho ha sido trabajar, preparar proyectos que llevaban tiempo pendientes, planificar los siguientes meses y atender pacientes. Las ideas que nacieron hace años, fundamentalmente las que fueron pensadas en Kenia,  ya están completamente desarrolladas en la actualidad y llega un momento en que tengo que plantearme dónde estoy ahora, que he conseguido, que he olvidado por el camino y como han cambiado mis objetivos.

Estos son los dos nuevos proyectos de los que voy a formar parte como ponente:

Inicio

http://masterconscienciayser.com/

Por todo esto decidí ir a la India unas semanas, de nuevo con mochila y sin billete de vuelta, para parar, respirar y pensar desde fuera, que es como mejor se piensa. Llevo la ropa justa para ir lavando, los auriculares y un libro para leer.

Salí a las 9:30 de la mañana del 14 de julio Madrid-Moscú, Moscú- Nueva Delhi y en el cambio en Moscú he perdido el 2 avión teóricamente, por retraso del primero, digo teóricamente porque yo creo que llegué con tiempo pero en la caseta de control no me dejaron pasar 🙁

Así que aquí estoy escribiendo un día después de la salida, no he dormido en toda la noche, son las 16:30 de la tarde del 15 de julio y tiene pinta de que el avión que tenía que salir a las 15 va a tomarse su tiempo.
Y todo esto por qué y para qué?. Después de analizar la situación me di cuenta que desde el primer momento ellos ya sabían que iba a esperar más de 30 horas dando vueltas por la terminal, como Tom Hanks en la peli, y que tiene que ser algo muy común.

No podía salir del aeropuerto ni tampoco había hotel, ni siquiera pagando, solo puedes dar vueltas por la terminal intentando no desesperar.

Lo más absurdo de la situación es que mi amiga Marta estaba de vacaciones en Moscú, a 30 km de donde yo estaba pasando el fin de semana pero por más que pregunté no me dejaban salir.

Los rusos han sido algo más que desagradables conmigo y con todo el que se acercaba al mostrador a preguntar y ahora qué? Al principio, no quería hablar con nadie, ni siquiera por whatsapp pero llega un momento después de dar tantas vueltas que necesitas hablar y expresarte así que me puse a conocer gente y a observar cómo la gente llagaba al mostrador a quejarse, se iban , llegaban otros igual, se iban… era como el día de la marmota.

La única forma de dormir un poquitín

CONCLUSIÓN: NO VOLARÉ MÁS CON AEROFLOT

Cuando he llegado a Nueva Delhi me ha encantado la sensación,  era justo tal y como lo había pensado, hace calor pero mi cuerpo siempre ha llevado bien el calor así que estoy bien.

Me han encantado los mudras que hay de decoración en la sala de control de pasaportes, para mí era un mensaje de bienvenida.


En el transporte que me llevaba al hotel tuve que dejar de mirar hacia adelante porque más que un transporte público parecía un cacharrito de la feria, da vértigo como se cruzan peatones, vacas, caballos y vehículos… Y aunque sabía que era así no es lo mismo saberlo que vivirlo. Si miras: gritas, así que la única opción es mirar por la ventanilla intentando fijarte en el paisaje no en el tráfico.

He salido a pasear y a cenar por el barrio y aunque es caótico, me gusta, la comida estaba deseando probarla y me ha encantado, estaba perfecta de picante.

Mañana empiezo a recorrer la India con mochila a ver qué tiene este viaje preparado para mí.